Lo cortés no quita lo valiente en Linkedin: cómo obtener presentaciones

Lo cortés no quita lo valiente en Linkedin: cómo obtener presentaciones

Quizás este sea un buen momento de revisar e intentar mejorar nuestra red profesional en Linkedin. Y para ello, tenemos muchas vías. ¿Qué tal si nos presentamos a nuevos e interesantes contactos?. Veamos más en detalle un camino muy profesional de obtener contactos: las presentaciones.

Y es que tenemos a nuestra disposición muchas herramientas para uno de los principales objetivos en Linkedin: aumentar con criterio nuestra red de contactos. Normalmente utilizamos la más cómoda (y suele ser la más directa) que son las invitaciones. Sin embargo, ¿existen otras vías que den más muestra de profesionalidad, formalidad, etc…? Claramente, la respuesta es sí y la opción más interesantes es la de las presentaciones.

A la hora de acceder a un perfil de segundo grado tenemos la opción de “Obtén una presentación“. ¿Suena muy formal, verdad? Tal vez sea por nuestro carácter latino que no estamos tan acostumbrados a ser tan “formales” como en el mundo anglosajón, pero sin duda es un camino de lo más interesante para obtener un contacto que nos interese.

¿Quién nos presenta?

Aquí tenemos que elegir bien el “intermediario” que haga el papel de presentarnos, y a ser posible, ensalzarnos, para que nuestra imagen salga lo mejor parada ante nuestro último interlocutor. El criterio para elegir a esa persona puede ser muy variado. Podemos elegir a esa persona por haber tenido ya alguna relación anterior, por su actividad en Linkedin, por los grupos que compartimos conjuntamente, etc… Ah, y si no accede a la presentación, probamos con otro contacto…sin problemas.

¿Qué escribimos en la presentación?

Aunque ya tengamos una relación previa más o menos “intensa” no está de más romper el hielo con nuestro contacto. Estamos pidiendo un favor a esta persona como es que interceda por nuestra “candidatura” ante esa tercera persona y a ser posible, nos la ensalce un poco. En ese sentido no está de más refrescar nuestra relación, preguntar qué tal le va en su actual puesto, etc…, en resumen, cualquier cuestión que haga más atractiva nuestra petición

Debemos poner los motivos por los que queremos conocer a esa tercera persona de forma clara y sincera. No olvidemos que esta información va a ser lo mínimo que nuestro contacto va a remitir al destinatario final.

Aunque ya se presuponga, nunca está de más terminar nuestra solicitud indicando a nuestro contacto la opción de que nos diga que no le es posible realizar la presentación y por supuesto, dejarle la puerta abierta para colaborar en otras ocasiones.

A partir de aquí, a esperar respuesta y por supuesto agradecer la gestión a nuestro contacto (normalmente, te suele escribir diciendo que ha escrito a la persona que nos interesa). Como vemos, se trata de una forma cortés, educada, glamourosa, en definitiva, una vía sumamente profesional de acercarnos a contactos interesantes y de interaccionar además con nuestros contactos ya creados.

Por cierto, estoy pensando que me interesaría contactar con un Director de Sostenibilidad más que interesante para mis relaciones profesionales. ¿Me lo presentáis?