Anti-post: 5 consejos para hundir tu imagen profesional en Linkedin

Anti-post: 5 consejos para hundir tu imagen profesional en Linkedin

Con este artículo inauguro el primer Anti-post. Un post sobre Linkedin busca, por ejemplo, dar consejos de utilidad en esta red. Pues bien, un antipost sobre Linkedin lleva de todo MENOS consejos útiles de qué hacer en esta red. Ahora bien, os quedarán claras varias cosas que NO hacer.

He llegado a la conclusión de que hay usuarios de Linkedin que quieren acabar con su imagen profesional y no saben cómo. Esto es intolerable, está claro que necesitan ayuda. Vamos a darles unos consejos para que acaben de hundirla como se hundió inexorablemente el Titanic. Y si por añadidura, dejan de publicar vanalidades, incoherencias y trivialidades salimos todo el mundo ganando.

Y es que llegado a este punto y las fechas que acabamos de pasar, he visto que en los últimos tiempos el contenido poco útil (por no decir inútil) que encuentro en mi time-line de Linkedin se ha incrementado considerablemente. ¿Realmente la gente no tiene temas interesantes y profesionales que comentar?¿Cómo puedo mostrar que no tengo ningún interés profesional en puestas de sol, memes de Albert Einstein o frases inspiradoras escritas en comic sans?

La gota que colmó mi paciencia ha sido estas vacaciones tras aceptar a un nuevo (y aparentemente) interesante contacto. Sin saberlo, ese contacto batiría todos los records que tenía hasta ahora como duración de un contacto de primer nivel (por si no lo sabéis, se pueden eliminar contactos, no son para toda la vida). Y es que a los 3 días de tener a esta persona de contacto, pude ver en mi time-line una actualización publicada que ni era profesional ni procedía estar publicada en Linkedin. Por no proceder, ni procedía en su perfil de Facebook, Instagram ni en su cuenta personal de Twitter. Como mucho procedería en su perfil íntimo y de Whatsapp.

Por si acaso esta persona no tiene claro que esas publicaciones no interesan (o no debieran) en un ambiente profesional como el de Linkedin, creo que desde la propia red se tenía que habilitar algún tipo de bloqueo y/o control de dichas publicaciones (del mismo modo que se controlan las invitaciones abusivas o la restricción de publicaciones en grupos).

Es verdad que si no estamos de acuerdo con una actualización, tenemos una opción en la parte superior de las actualizaciones que nos permite eliminarlas (en el desplegable de la parte derecha) o incluso podemos dejar de seguir a ese contacto. Son dos posibilidades que nos ofrece Linkedin, pero creo que se pueden fijar normas más restrictivas para que se priorice el contenido con alto aporte profesional frente a trivialidades.

Pero por si acaso si alguno de los que leáis este antipost, creéis que estáis publicando acertadamente, os relato cinco opciones que podéis estar usando sin saber (espero que así sea) y que pueden dar al traste con vuestra imagen profesional:

1. Acertijos:

¿Creéis que los usuarios estamos en Linkedin para resolver acertijos? Necesitamos nuestro tiempo profesional para asuntos profesionales.

2. Situaciones personales:

¿O creéis que es muy profesional estar leyendo comentarios sobre situaciones personales? ¿porqué no formáis un grupo de whatsapp e invitáis a vuestros contactos de Linkedin?

3.Cuestiones trascendentales:

Tal vez habéis pensado que por ser una red profesional estamos dándole continuamente a la neurona, incluso en cuestiones transcendentales. Una cosa es ser profesional, y otra un profesional transcendente. Está claro que Gandhi, Einstein (con todo el respeto para estos grandes personajes) son equivalentes a Julio Iglesias en Whatsapp. Por su lamentable frecuencia de sentencias, se entiende.

4. Fotos bonitas:

¿De verdad pensáis que publicar fotos chulas sin ningún tipo de explicación profesional es procedente? ¿Habéis oído hablar de Instagram?

5. Comentarios, recomendaciones de lo anterior:

Y si todo esto que estamos diciendo, no lo publicáis pero estáis recomendándolo o incluso comentándolo, ¿no creéis que indirectamente estáis también dejando de lado vuestra propia imagen profesional?

Espero con este antipost haber conseguido que aquellos que estén dubitativos de qué publicar o no en Linkedin, tengan al menos claro lo que NO deberían hacer. Y si además he conseguido hacer reflexionar a esos usuarios (algunos ya casi spammers) que se dedican a todo, menos a ser profesionales en sus publicaciones, creo que es un pequeño avance. Estoy seguro de que entre tod@s los que apreciamos el potencial real de Linkedin, conseguiremos minimizar el contenido inadecuado, memes incluidos…

Seguimos conectados 🙂

One thought on “Anti-post: 5 consejos para hundir tu imagen profesional en Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *