¿Perfil sin actualizar? hundiendo la flota de tu credibilidad en Linkedin

¿Perfil sin actualizar? hundiendo la flota de tu credibilidad en Linkedin

Muchas veces me refiero en cursos o charlas al perfil de Linkedin como la Sagrada Familia. Y es que nunca parece acabado. Ahora bien, de estar incompleto al riesgo de dispararte un tiro al pie por estar desactualizado y cargarte tu credibilidad hay una fina línea que no conviene cruzar.

Este post se basa en hechos reales, os lo aseguro. con lo que me vais a permitir que hable casi siempre en primera persona. Y hechos que muestran una vez más la importancia de considerar Linkedin como lo que es: una red social sí, pero sobre todo PROFESIONAL.

No sé si a vosotros os pasa pero a mí ciertamente me sucede que tiendo a dar por válidos los datos que el resto de usuarios me ponen en sus perfiles. Esto que parece una obviedad es de suma importancia. Y os lo explico con este ejemplo que me ha sucedido estos días.

Haciendo una búsqueda en la cuenta premium (os recomiendo la opción Lead Builder en la cuenta Sales Navigator) me encontré con una persona cuyo titular anunciaba entre otras cuestiones Gestión y desarrollo de proyectos de empleo y formación.

A continuación echo un vistazo a su extracto. No llamaba a ninguna duda, más bien porque no describía nada (cuestión bastante habitual, por otra parte)

Y por último, y antes de tirarme a la piscina de contactarle, echo un vistazo a su trayectoria profesional. En ese apartado venía a confirmar mis perspectivas: era la persona que buscaba y trabajando en el puesto adecuado actualmente…

Bien, ya tenía a este contacto en el radar. Preparo una invitación personalizada y a esperar respuesta…

La respuesta no se hizo esperar y a los dos días esa persona ya era un nuevo contacto. Le envié un mensaje agradeciéndole la gestión y con más información para ver la posibilidad de impartir un Taller que complementara las políticas de empleo de dicha entidad.

Al cabo de unos días sin respuesta, decido llamar a la entidad en cuestión preguntando por esta persona. Al momento me encuentro con la sorpresa de que dicha persona ya no trabaja allí… desde HACE 2 AÑOS!!!

Afortunadamente, conseguí hablar por teléfono con la persona que REALMENTE se encarga de esas tareas en la actualidad y le pareció muy interesante la posibilidad de impartir un taller para complementar sus políticas de empleo. Digamos que tuve que usar el plan “b” o “c” tras fracasar toda mi gestión en Linkedin de forma inesperada.

Moraleja: Si tu perfil es tu escaparate profesional, por favor, échale un rato en tenerlo actualizado y no dar lugar a malas interpretaciones. No hundas tu imagen profesional en Linkedin…Y vosotros, ¿os habéis encontrado situaciones similares?

Gracias por estar ahí. Seguimos conectados 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *